Local

La UBU inviste al empresario José Ignacio Nicolás-Correa Barragán como doctor honoris causa

Alguien para quien las fronteras son puertas abiertas y no barreras”, así ha definido Manuel Pérez Mateos al nuevo doctorhonoris causa de la Universidad de Burgos, el empresario José Ignacio Nicolás-Correa Barragán.

Presidente de Nicolás Correa, también es consejero delegado de la sociedad Sancor Capital, S.L. El Grupo Nicolás Correa (GNC) es uno de los grupos industriales de referencia en Europa, tanto por tamaño como por innovación, en la concepción, diseño y fabricación de fresadoras.

Asimismo, preside Inmobiopres Holding S.A. y sus empresas dependientes. Además, es presidente de honor en APD de Castilla-León y miembro del Consejo Asesor de CaixaBank en Castilla y León.

Este reconocimiento, evidencia los vínculos de la Universidad de Burgos con su entorno empresarial e industrial, “especialmente con el que tiene la investigación aplicada y la innovación como vectores preferenciales”, ha asegurado el rector.

Durante su intervención, el rector destacó la visión internacional, perseverancia, superación de obstáculos y apuesta por la innovación, en lo tecnológico y en la manera de plantear su modelo de negocio de este emprendedor.

Además, incidió en como el trabajo conjunto universidad-empresa repercute en beneficio de toda la sociedad, a la vez que mostró su confianza en la implicación del mundo empresarial en el reto de avanzar en la formación dual, para diseñar planes de estudio que formen a los egresados que demanda el sector productivo y la sociedad.

Este nombramiento se produce a propuesta de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y la madrina del nuevo honoris causa, Begoña Prieto Moreno, hizo hincapié en la relación del empresario con esta Facultad, y con la UBU en su conjunto, durante más de dos décadas. “

Una persona cuyo compromiso con Burgos y su Universidad ocupa un significativo espacio en el ámbito de la cooperación empresarial con la sociedad y con la academia”.

Desagranó como el propio Nicolás Correa y su equipo directivo han participado en seminarios para alumnado de Máster y Doctorado, impartido cursos, desarrollado proyectos conjuntos de investigación…, sin olvidar el “ingente número de prácticas académicas para formar a los estudiantes de diferentes facultades y de la Escuela Politécnica Superior”. Además, ha sido miembro del Consejo Social de la Universidad de Burgos y es patrono de su Fundación.

En la laudatio, la figura de Baldomero Nicolás Correa, padre del empresario, tuvo un lugar prominente. Begoña Prieto destacó la visión y factores como la innovación industrial, fiabilidad y personalización del producto, satisfacción del cliente, rentabilidad de sus accionistas y orgullo de sus trabajadores, que hoy mantiene la compañía, líder del sector de máquina herramienta, desde que “Baldomero Nicolás Correa con quien seguramente su hijo deseará compartir este honor, por su temprana iniciativa y visión empresarial- llegó a Burgos en 1963 atraído por el empuje del polo de desarrollo industrial”.

Asimismo, la madrina hizo un recorrido por hitos como la creación de filiales externas pioneras, como la establecida en Estocolmo, la apertura de mercados como Sudáfrica o la Unión Soviética, o la cotización en Bolsa en 1989, sin perder su condición de empresa familiar.

Hoy el grupo tiene a China, como principal mercado, pero también a India, Reino Unido, USA, Alemania, entre otros países, además cuenta con cinco plantas industriales en Burgos y cuatro filiales comerciales en el mundo. Todo ello, recordó Prieto, aplicando una de las máximas del fundador: “Hay que estar enfrente del cliente, en cualquier lugar del mundo, en el momento en que va a tomar la decisión de comprar”.

A este presente se suman los retos de construir “la fábrica del futuro” en Burgos y afianzar su posición en los mercados europeo, americano y asiático, sin olvidar el desarrollo de las energías renovables.

 “Todos estos extraordinarios logros y su inequívoco compromiso con la sociedad burgalesa” hacen, a juicio de Begoña Prieto, merecedor de esta distinción y mostró su confianza en que “esta trayectoria empresarial será una fuente de inspiración para los miembros de esta Academia en la que le acogemos como uno de los más ilustres entre los nuestros”.

Tras recibir los atributos como doctor Honoris Causa, José Ignacio Nicolás-Correa tomo la palabra y en su intervención puso en valor el modelo de empresa familiar, partiendo del ejemplo de su padre y asegurando que, aun a día de hoy, aprende de sus hijos.

El otro pilar de su intervención estuvo orientado al mundo empresarial, una lección a futuros empresarios, compartiendo su experiencia a través de una serie de anécdotas que ejemplificaban su gestión, con bases como la motivación con el ejemplo, el trabajo en equipo con alusiones a su consejera delegada, Carmen Pinto, su equipo directivo, y sus trabajadores la innovación compartida y una cuidada selección de personal.  

Nicolás-Correa también destacó la importancia de la transparencia y de informar a todos los estamentos de la empresa, ya que “los resultados son creíbles, cuando se exponen para lo bueno y para lo malo”.

Nicolás-Correa, en su emotivo discurso, no olvidó tampoco sus vivencias académicas, desde su formación en Derecho al doctorado recientemente obtenido, “me dijeron que el doctorado es el máximo grado que puede otorgar la Universidad, pero el máximo honor es el de hoy”, concluyo.

Tras el acto, el nuevo doctor descubrió el vitor con su nombre en el Patio de Romeros y visitará el Jardín de la Sabiduría.

Publicaciones relacionadas

Felices Fiestas 2024!
Botón volver arriba