La Junta avanza la segunda fase de la Red de Calor Sostenible del polígono industrial de Villalonquéjar, en Burgos, con una inversión global de casi 5 millones de euros

admin | 13 diciembre, 2022 | Responder

Somacyl, Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, es la entidad titular, gestora y operadora de la Central de Trigeneración con biomasa ubicada en la calle Merindad de Ubierna del polígono industrial de Villalonquéjar, que da servicio energético a la factoría L’Oreal desde el año 2015, suministrando agua caliente, agua fría, vapor y electricidad 100 % renovable.

En 2019, Somacyl realizó una ampliación de su central de generación renovable con una segunda caldera de biomasa de gran potencia y construyó la primera fase de la Red de Calor Sostenible de Villalonquéjar, extendiendo las canalizaciones de transporte térmico por una parte de la calle López Bravo, entre las vías Merindad de Ubierna y Montes Obarenes.

Actualmente, seis empresas (L’Oreal, Ubisa, Edscha, Lennox, Incarsa y Maniplastic) están conectadas a esta central de generación renovable, a las que se les suministran 35.000.000 kw/h útiles/año de energía verde, generada a partir de 14.000 toneladas de astilla forestal procedente de los montes de la Comunidad, y que suponen una reducción de emisiones de 9.000 toneladas de CO2 al año.

Hasta la fecha, la inversión total llevada a cabo por la Junta, a través de Somacyl, en este polígono burgalés supera los 16 millones de euros.

Nuevos proyectos en desarrollo en Villalonquéjar: tres actuaciones por casi 5 millones de euros

Dado el contexto actual a nivel europeo de transición hacia un modelo energético más sostenible, a lo que se suma la inestabilidad y altos precios actuales del gas natural fósil, el interés de las empresas del polígono industrial de Villalonquéjar en conectarse a la red térmica global se ha multiplicado y se esperan nuevas conexiones de empresas a lo largo de 2023, en búsqueda de un suministro energético más económico, más estable en el tiempo y más respetuoso con el medio ambiente.

Para adaptar la infraestructura existente a este nuevo contexto, se están llevando a cabo los siguientes nuevos proyectos, financiados con fondos europeos, cuyas obras ha visitado esta mañana el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en la Central de Trigeneración de Villalonquéjar, en un acto al que también han asistido el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa; el director general de Infraestructuras y sostenibilidad Ambiental, José Manuel Jiménez; un representante de la Asociación de Empresarios del Polígono de Villalonquéjar, y representantes de las seis empresas de este polígono conectadas a esta red de calor: L’Oreal, Ubisa (Grupo Bekaert), Edscha (Grupo Gestamp), Lennox, Maniplastic e Incarsa.

Segunda fase de la red calor

El objeto de esta nueva actuación es la ampliación de la red de calor del polígono industrial de Villalonquéjar, denominada Fase 2, para poder dar servicio a nuevas industrias ubicadas en la otra parte de la calle López Bravo, entre Merindad de Ubierna hasta pasada la calle Merindad de Valdivielso.

El presupuesto de licitación ascendió a 1.741.583 euros, para una red bitubular de acero preaislado, con una longitud de 1,3 kilómetros y una capacidad de transporte térmico de 15.000 kilovatios.

La obra se encuentra prácticamente finalizada y se pondrá en marcha el primer trimestre de 2023. La primera planta industrial conectada a este ramal será el Centro Logístico Internacional de L’Oreal.

Instalación de la tercera caldera de biomasa

Esta actuación consiste en la instalación de una nueva caldera de biomasa de aceite térmico que suministre energía térmica a la red de calor del polígono industrial de Villalonquéjar con objeto de satisfacer la creciente demanda térmica, cubrir puntas de consumo y, a la vez, servir de instalación de reserva en caso de eventualidad en las dos calderas principales.

El presupuesto de licitación ascendió a 1.734.371 euros, con una caldera de biomasa de 4.900 kilovatios de aceite térmico y parrilla fija, y un generador de vapor e intercambiadores para producir agua caliente y agua sobrecalentada.

La nueva caldera contará con un doble sistema de tratamiento de emisiones formado un sistema depurador multiciclónico y un electrofiltro para cumplir los más estrictos requisitos medioambientales. Está prevista su finalización y puesta en marcha el segundo semestre de 2023.

Instalación de un acumulador inteligente de energía térmica

El objeto de la actuación es la instalación de un sistema de almacenamiento de energía térmica sensible (TES, por sus siglas en inglés), en forma de agua caliente. El depósito acumulador del polígono burgalés contará con un volumen de 3.500 metros cúbicos, con adecuado coeficiente de esbeltez, convenientemente aislado y con un avanzado sistemas de control y difusión interna para lograr una adecuada estratificación térmica.

El presupuesto de licitación fue de 1.336.011 euros, con una capacidad de almacenamiento término de 79.000 kWh útiles, una capacidad adicional anual de sustitución de energía fósil por energía renovable térmica de 0,76 de ktep/año (tonelada equivalente de petróleo), lo que supone una reducción anual de emisiones de CO2 de 2.603 toneladas al año.

La obra se encuentra adjudicada, se iniciarán los trabajos en enero y se pondrá en marcha el verano de 2023.

El almacenamiento de energía térmica ayuda a equilibrar la producción y la demanda de energía diaria en redes de calefacción urbana, logrando importantes beneficios: incremento de la producción térmica de las centrales renovables; incremento de la eficiencia energética; mayor seguridad y confiabilidad energética; reducción de costes, y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin sistemas de acumulación, las centrales renovables con calderas de biomasa durante muchas horas se encuentran por debajo del 50 % de su capacidad de generación, por lo que estos equipos están infrautilizados.

Con la incorporación de sistemas TES dichas centrales de energía renovable son capaces de generar energía térmica cuando la demanda baja, la cual se acumula para poder ser consumida en las horas del día en las que los usuarios demandan más calor.

Por tanto, muchos más usuarios pueden recibir energía verde de la red, aumentando las horas de funcionamiento de las calderas, logrando así aumentar la energía térmica renovable generada que posteriormente consumirán las industrias, eliminando combustibles fósiles y reduciendo por tanto las emisiones de CO2 a la atmosfera.

A mayores, se están estudiando nuevos proyectos para proporcionar energía térmica renovable a más industrias aprovechando las infraestructuras ya existentes en el polígono, entre ellos, la construcción de dos nuevos ramales secundarios de ampliación de la primera fase de la red de calor y la ampliación de la instalación de energía solar fotovoltaica.

Principales ventajas de la red de calor

Disponer de un sistema de transporte de energía térmica sostenible a largo del polígono, el cual interconecte la central de generación renovable con las industrias para atender sus demandas térmicas y que, incluso, permita que industrias con calor residual sobrante en su proceso puedan aportar energía al sistema, fomentando así la economía circular en el polígono.

Reducción del coste energético de las empresas del polígono. Adicionalmente, también se reduce el coste de mantenimiento de los equipos de generación térmica de las industrias y su coste de renovación.

Sustitución del uso de energías fósiles por una energía renovable, sostenible y autóctona (biomasa forestal) que contribuye a generar empleo en entornos rurales, disminuye la dependencia energética de la Comunidad y reduce sustancialmente el peligro de incendios forestales en nuestros montes.

Reducción de las emisiones de CO2 de las industrias de la zona y por ende, en el polígono de Villalonquejar de Burgos, disminuyendo la huella de carbono y contribuyendo a su transición ecológica.

Digitalización y telegestión de la demanda de energía térmica de las industrias que se conecten al sistema

Proyectos de eficiencia energética en Castilla y León

Desde hace más de una década, la Junta de Castilla y León está desarrollando proyectos de eficiencia energética y energías renovables, a través de Somacyl. Los sistemas construidos han supuesto una inversión de 36 millones de euros, y entre ellos destaca la red de calor de la Universidad de Valladolid y la red de calor industrial del Polígono de Villalonquéjar en Burgos.

En los próximos años, Somacyl tiene previsto invertir cerca de 150 millones de euros en nuevos proyectos en materia de energías renovables.

Además, Somacyl participa en distintas sociedades que han desarrollado proyectos de generación eléctrica con biomasa en la región, entre los que destacan la planta de generación de Cubillos del Sil, en León, con una inversión de 120 millones de euros, y la de Garray, en Soria, con una inversión de 50 millones de euros.

Tags: , , , ,

Categoria: Local, Noticias, Provincial

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR