El Ayuntamiento de Burgos pone en marcha por vez primera una Campaña informativa sobre las Prestaciones de Urgente Necesidad

admin | 1 febrero, 2017 | 1 Comentario

El Ayuntamiento de Burgos pone en marcha por vez primera una Campaña informativa sobre las Prestaciones de Urgente Necesidad y ayudas municipales para que los ciudadanos conozcan los pasos que tienen que dar “si tienen graves dificultades para pagar la luz, calefacción y agua”, según ha informado el alcalde de Burgos, Javier Lacalle. El Ayuntamiento de Burgos ha destinado más de millón y medio de euros (1.502.106 euros) en los últimos tres años para ayudar a las familias burgalesas en dificultades para enfrentarse a los gastos más básicos y afrontar las dificultades por la crisis económica. En 2016 el gasto por este concepto ha ascendido a 454.612.-€ y se han concedido 941 prestaciones de las 1.130 personas solicitantes, el 59,45% mujeres.

A través de dicha campaña, para la que se han editado 500 carteles y 1000 trípticos, los burgaleses pueden conocer los pasos que se pueden dar para “evitar el corte de suministros eléctricos o su levantamiento” ha señalado el alcalde de Burgos, Javier Lacalle,

Las ayudas o prestaciones de urgente necesidad del Ayuntamiento de Burgos se otorgan con arreglo a unas bases desde el año 1990 aunque puede considerarse que ya existían desde el año 1985. La cuantía de las mismas para el ejercicio 2017 es de 596.420,00 €, dividiéndose de la siguiente manera: ayudas ordinarias 586.420,00 € y ayudas extraordinarias 10.000,00 €.

La nueva campaña de difusión de las prestaciones de urgente necesidad se fundamenta en la necesidad de dar a conocer este recurso municipal. La novedad de este año, y en lo que intenta incidir la campaña, es que estas ayudas también están concebidas para afrontar los pagos de los suministros básicos de agua, luz y calefacción, con lo que se pretende evitar que los ciudadanos lleguen a situaciones tan extremas como el corte de los mismos.

El Ayuntamiento de Burgos, apuesta por no hacer una convocatoria diferenciada para ayudar en el pago de dichas facturas, conocidas como ayudas frente a la pobreza energética, sino integrar dichos conceptos dentro de las prestaciones de urgente necesidad, ya existentes, dentro del concepto de subsistencia.

La Junta de Castilla y León, abona al Ayuntamiento de Burgos el 65% del importe de dichas ayudas a través del Acuerdo Marco de Cofinanciación de los Servicios Sociales en Castilla y León. A esto se une la difusión del protocolo que ha firmado la Junta de Castilla y León con las principales empresas energéticas suministradoras para evitar que los ciudadanos pierdan dichos suministros básicos. Dicha actuación de información, valoración y atención recae en los Servicios Sociales municipales a través de los CEAS.

La campaña consiste en la edición de 500 carteles y 1.000 trípticos, que se distribuirán por Centros Cívicos, Centros Culturales, Colegios, Centros de Salud, asociaciones y colectivos sociales. Además de su envío a través de correo electrónico y la página web municipal. El cartel elegido es sencillo y explicito, y con un lenguaje claro y sencillo busca dar a conocer estas ayudas. El tríptico tiene un lenguaje más técnico y desarrolla la forma de acceder a dichas prestaciones.

Para ayudar a los ciudadanos, los servicios sociales de base (CEAS) o los Servicios de Información de CEAS y Cívicos con las cuestiones previas o documentación necesaria, la información se unifica y canaliza a través del teléfono 010, 947 28 88 86 y a través de la página web www.aytoburgos.es/servicios-sociales

Finalidad de la prestación por urgencia social

La prestación económica en situaciones de urgencia social es una PRESTACIÓN finalista, temporal, inembargable, extraordinaria, de pago único y compatible con cualquier otro recurso, ingreso o prestación, con independencia de cual sea su naturaleza u origen. Su finalidad es resolver de forma puntual, total o parcialmente, las situaciones de emergencia de personas físicas, con carácter individualizado.

Los objetivos de estas prestaciones son:

Atender de forma temporal la cobertura de las necesidades básicas de subsistencia.

Evitar o paliar situaciones de exclusión como consecuencia de imprevistos ocasionales, o por falta continuada de recursos.

Se consideran necesidades básicas, aquellas relacionadas con la subsistencia y cuya falta de cobertura compromete a corto plazo la integridad física/psicológica de la persona afectada.

Necesidades relacionadas con la alimentación.

Necesidades relacionadas con los cuidados personales esenciales.

Necesidades relacionadas con el alojamiento temporal en casos de urgencia social Tiene por objeto proporcionar de forma inmediata el alojamiento adecuado en circunstancias de siniestros, catástrofes, conflictividad familiar grave u otras situaciones urgentes

Otras necesidades básicas esenciales relacionadas con el uso, mantenimiento y suministros de la vivienda habitual:

Con carácter excepcional se atenderán gastos vinculados a arreglos en la comunidad, de carácter obligatorio, cuando sean propietarios de la vivienda, y supongan un grave desequilibrio de la economía familiar.

Prestaciones económicas destinadas a las situaciones de necesidad de mujeres víctimas de violencia de género: Podrán solicitarlas mujeres con o sin hijos a su cargo, víctimas de malos tratos, debidamente acreditados mediante sentencia judicial, cuya situación de crisis viene provocada de manera inmediata por haber sufrido maltrato (físico y/o psíquico) y/o abandono familiar, y sin recursos económicos suficientes para hacer frente a los gastos básicos de la vida diaria.

La recepción de la demanda se realiza en los CEAS, donde el/la trabajador/a social diseña una intervención que contempla el tratamiento integral de la situación problema que dio origen a la necesidad. Posteriormente y una vez estudiado y valorado el caso, cada profesional lo presenta en una comisión técnica, con la propuesta correspondiente, para garantizar la homogeneidad en la aplicación de los criterios utilizados.

El límite máximo en el importe a conceder al solicitante se establece para el año 2.016 en 3.727,57 €; valorándose una única ayuda por unidad familiar y año natural.

En el año 2016 se han solicitado 1.130 prestaciones y se han concedido 941. De las 1.130 personas solicitantes, el 59,45% son mujeres, cifra similar a la de 2015 (59,59%). Este dato evidencia que es la mujer quien más se moviliza para la cobertura de necesidades del ámbito familiar.

CONCESIONES SEGÚN EL TIPO DE AYUDA

El mayor número de solicitudes de PP.EE. presentadas se corresponde a la atención de necesidades básicas de subsistencia y pago de alquiler. En años anteriores, además, también se correspondían con necesidades relacionadas con la carencia de medios para costear los libros escolares.

Se han tramitado 451 prestaciones en el área de necesidades básicas (Alimentación y subsistencia), frente a las 486 en el año 2015, lo que ha supuesto un descenso del 7.2% en 2016. En 2010 las solicitudes de subsistencia suponían el 23,90% del total de prestaciones tramitadas, en 2015 el 39,67% y en 2016 el 37.35%.

En 2016 se tramitaron 612 prestaciones en el área de vivienda (648 en el ejercicio anterior) incluyendo en este apartado, además del alquiler y amortización de vivienda, otros aspectos relacionados tanto con los suministros básicos como reparaciones urgentes o electrodomésticos. El peso porcentual de estas prestaciones es del 54.30%, frente al 52,90% de 2015 y el 33.05% en 2014, En 2012 fue del 25.91%.

Las prestaciones solicitadas para alojamientos alternativos, concepto en el que se incluyen pagos tanto de centros residenciales privados como de pensiones y hostales, representan el 1.50 %, correspondiendo a 17 solicitudes, similar a las 2015 con 16, frente a 7 en el ejercicio 2013.

CRONIFICACIÓN DE SITUACIONES

Del total de solicitantes de 2016, 736 son usuarios que ya habían solicitado en años anteriores este recurso (65.31%). En 2015 fue el 67.02%. El número de usuarios que acceden a estas prestaciones por primera vez fue de 394.

Se mantiene alto el número de personas que hacen uso de estas prestaciones en más de una ocasión. No obstante, este recurso sigue siendo utilizado por otras personas que presentan situaciones carenciales puntuales, por contingencias especiales, que ven solucionada definitivamente la necesidad planteada con la concesión de la ayuda.

ASPECTOS ECONOMICOS

En el año 2016, la cantidad consignada para el Programa de Prestaciones Económicas de Urgencia Social del Ayuntamiento de Burgos ascendió a 673.624,46 € cantidad muy superior a la de 2015 con una disponibilidad de 563.000.-€, similar a la de 2014, frente a los 365.352.-€ de 2013 y los 295.000.- € de 2012.

En 2016, con el establecimiento de la nueva normativa, esta cantidad se ha distribuido entre prestaciones ordinarias, incluyendo los alojamientos alternativos y las extraordinarias. Para las prestaciones ordinarias se han destinado 648.624,46 €, incluyendo las cantidades destinadas a alojamientos alternativos y 25.000.-€ estaban previstos en el epígrafe de las prestaciones extraordinarias.
Cuantías solicitadas y concedidas

Se han concedido 454.612.-€ en 2016,

482.777.-€ en 2015

565.167.-€. En 2014

Aunque la cantidad concedida supone un 5.8% menos que la cuantía de 2015, también la cuantías solicitadas se han visto reducidas en un 11% .

No se han generado expedientes concedidos pendientes de tramitar para el año 2017.

Solicitantes por sectores de población

El colectivo que mayoritariamente se ha beneficiado del programa de prestaciones económicas es el de personas inmigrantes con un peso del 34.25% porcentaje similar a 2015 y 2014, superando al colectivo de familia por 20 puntos. Se mantiene un perfil similar al de 2015.

Los colectivos con una mayor presencia son inmigrantes, familia y minorías étnicas, precisando apoyos puntuales y repetidos a través de prestaciones de la Administración.

PRESTACIONES DENEGADAS

En 2016 han supuesto el 16.72% del total de solicitudes, casi cuatro puntos menos que en 2015 (20,41%) Esta disminución se vincula con la eliminación del requisito de no ser deudor de la Hacienda Municipal para se beneficiario de estas prestaciones.

Las causas de denegación de las prestaciones económicas en 2016 fueron:

No cumplir uno o varios de los requisitos exigidos: 43

No ser objeto del Programa: 15

No aportar la documentación requerida para valorar la situación. 18

Falsedad en los datos aportados verbal o documentalmente: 1

No justificación de la situación carencial: 38

Exceder los ingresos de la U.F. del límite establecido en programa: 17

No haber justificado otra PPEE concedida en los 4 años anteriores: 5

La concesión no resolvería la situación carencial planteada: 19

Incumplimiento de los compromisos del PII: 24

Cuando la PPEE no cumpla el carácter finalista establecido: 4

Destinar la PPEE a otro fin distinto para el que fue concedido: 0

Dificultar las tareas de evaluación y seguimiento establecidas: 5

La aplicación del Programa de Prestaciones Económicas de Urgencia Social del Ayuntamiento de Burgos, ha servido para que 941 familias, con economías precarias, vean solucionada algún tipo de necesidad o recibieran un apoyo puntual.

En 2016 se ha registrado una reducción del número de solicitantes, siguiendo la tendencia de 2015 respecto al crecimiento constante que se inicio en 2008.

Este fenómeno se vincula tanto a la eliminación de los conceptos de ayudas para libros de texto como para el pago de gastos vinculados con necesidades del ámbito sanitario.

La profundización de un entorno económico en crisis en la mayoría de solicitantes se manifiesta en el incremento leve en las cuantías concedidas en concepto de subsistencia.

Se constata un incremento del número de solicitudes de ampliación del importe de la prestación concedida y aquellas destinadas a más de un concepto. Esta realidad deriva de la cronificación de muchas situaciones y la imposibilidad de acceder a otras prestaciones periódicas garantizando una fuente de ingresos estables.

Se sigue constatando, como en años anteriores, la utilización de este recurso para cubrir insuficiencias en los niveles de cobertura del sistema público de vivienda, dado que el 55% de las concesiones se destinan a vivienda, y en concreto un 37% para ayudas al pago de alquileres.

Se indica la necesidad de agilizar al máximo la gestión de estas prestaciones para cubrir de manera eficaz y ágil las necesidades que se plantean. Durante este año se ha utilizado el procedimiento de solicitar anticipo a otras entidades en un 20% de las concesiones, porcentaje ligeramente inferior a 2015.

Se está produciendo un cambio significativo en la distribución geográfica de las demandas de prestaciones. Tradicionalmente han sido los CEAS de la zona sur y Gamonal Las Torres – Río Vena los que más prestaciones han tramitado, pero a partir de 2014 se ha trasladado la demanda hacia los barrios de la zona centro y sur, y especialmente a los CEAS de San Pedro de la Fuente, San Pedro y San Felices y San Julián, a los que se suman los de Vadillos y Arlanzón. Este fenómeno puede suponen un proceso de empobrecimiento de ciertos barrios de la ciudad asociado a concentración de infraviviendas o vivienda en precario, concentración de población en riego o exclusión social, ubicación de las últimas promociones publicas de VPO, etc. Se destaca la situación de concentración en el área antigua del barrio de San Pedro y San Felices, así como núcleos tradicionales como el poblado de El Encuentro.

En la evolución del tipo de solicitudes presentadas señalamos que en muchas familias la atención de las necesidades de manutención se viene realizando desde entidades privadas de carácter público, como Cáritas, Cruz Roja, Banco de Alimentos y otras, que tienen entre sus fines la gestión de los programas del Fondo de Ayuda Europea para los más Necesitados (FEAD), así como la gestión de aportaciones y donaciones de particulares y empresas destinadas a la atención de las personas sin recursos económicos y en situación de exclusión o riesgo de exclusión social.

El presupuesto disponible inicialmente fue insuficiente, aumentándose la partida en dos ocasiones, hasta un total de 673.624,46.-€, dado el acuerdo de la Junta de Gobierno de atender a todas las demandas. Se ha hecho uso del 80% de la partida disponible.

El colectivo de inmigrantes ha sido de nuevo el más numeroso, aunque son las minorías étnicas las que presentan un mayor crecimiento en la demanda de prestaciones en 2016

Dentro del colectivo de familia están teniendo cada vez mayor presencia las familias que nunca han sido demandantes de prestaciones, con un buen nivel de promoción socio-laboral, y que con la cronificación de la crisis se ven en la necesidad de recurrir a los servicios sociales para garantizar la atención de las necesidades más perentorias.

Tags: , , , , ,

Categoria: Local, Noticias, Provincial, Solidaridad, Video-portada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR