Resumen del acto institucional de celebración del 50 aniversario de ASPANIAS

Tatiana Brezmes | 8 abril, 2014 | Responder

Puntual. A las 12:00 llegaba ayer S.M. la Reina Doña Sofía al Fórum Evolución. Momento en el que los 1.300 asistentes al acto institucional de celebración del 50 aniversario de ASPANIAS, rompían en aplausos.

Minutos más tarde, y tras recibir un bonito ramo de flores de manos de Julio Ruiz, uno de los socios más veteranos de la asociación, y tras los correspondientes y protocolarios saludos a autoridades, Doña Sofía entraba en el auditorio. Un auditorio lleno hasta la bandera y en pie para recibir a la monarca.

La Reina tomo asiento en la mesa presidencial, donde en todo momento estuvo arropada por la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, por el presidente de la Junta de Castilla de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, por el alcalde de Burgos, Javier Lacalle y por el presidente de ASPANIAS, Antonio Tajadura.

Ejerciendo de maestra de ceremonias, Doña Sofía dio la bienvenida a los presentes y cedió el turno de palabra a Antonio Tajadura, quién con actitud solemne pronunció el discurso de bienvenida. Un discurso en el que se escucharon frases cargadas de mensaje:

Seguramente Majestad, nuestros fundadores tuvieron el mejor de los sueños, pero nunca imaginaron alcanzar la cota de derechos de la que hoy disfrutan las Personas con Discapacidad.
Han sido Cincuenta años de Vida, 50 años en que el cruce de vidas y caminos, de miles de ciudadanos, han transformado una sociedad oscura, rígida, poco permeable en sus comienzos y que hoy, contemplamos, como, flexible, unida y cada vez más inclusiva.
Tareas pendientes, derechos amenazados, incertidumbres y hasta dudas sobre el futuro no pueden minar, bajo ningún concepto, los niveles de bienestar conseguidos.
Como colofón, una palabra que 50 años después se carga de valor y se convierte en una fiesta de sentimientos, de vivencias y de profundo humanismo: GRACIAS.
Sean bienvenidos a esta explosión de vida, de celebración de derechos, de personas felices, de familias ilusionadas, de profesionales y voluntarios activos y de miles de ciudadanos burgaleses, que durante 50 años, han hecho de la ciudad y de las personas, una de sus prioridades sociales.
Muchas gracias.

Tras el discurso Doña Sofía cedio el turno de palabra al presentador, Juan Manuel Pérez, quién presentó a los siguientes ponentes, representantes del pasado, el presente y el futuro de ASPANIAS.

Palabras de Caridad Castro Alonso: “Las familias de hace 50 años, soñamos con una realidad como la que hoy celebramos, una realidad llena de esperanzas y futuro para nuestros hijos. Hoy, damos por buenos los esfuerzos, los sinsabores y las incomprensiones. Hoy, disfrutamos y somos felices, porque han mejorado los derechos, y aquello que soñábamos entonces, hoy es una realidad.

Fragemento del discurso de Jesús Cirujano: “La nobleza, la sinceridad, la lealtad, el arraigo, la ternura, la diferencia………. Son características que definen a nuestros hijos, socialmente renombrados con el apellido de “discapacidad”. Son nuestros hijos, los que mantienen intactas estas características a lo largo de todo su recorrido vital. Es por ello, que como padres de Personas con Discapacidad, reclamamos el derecho y la dignidad de la DIFERENCIA. Todos somos únicos e irrepetibles y ese es el mayor tesoro que la vida nos da.

Tras escuchar a Caridad y a Jesús, todo el auditorio pudo ver un vídeo institucional, que dio paso a dos de las personas protagonistas de la jornada, dos personas con discapacidad intelectual que armándose de valor y un poquito nerviosos por tener que hablar ante semejante cantidad de gente y ante la Reina, compartieron con nosotros sus proyectos de vida y sus sueños.

Fragemento de Daniel Urbaneja: “Querida Reina. Soy una persona con discapacidad intelectual, o mejor dicho una persona con una capacidad diferente. En nuestra Casa Aspanias desde hace algún tiempo, preferimos y luchamos por conseguir que se nos conozca por nuestro nombre, me llamo Dani y también hablamos de una palabra nueva, persona con diversidad. Soy un buen recepcionista. Majestad, como los demás ciudadanos, queremos tener las mismas oportunidades y también entendemos que las mismas dificultades. Me siento con fuerza y con ganas de seguir y de conseguir más cosas, más sueños y una vida más feliz.”

Fragmento de la intervención de Ana Caballero: “Dicen mis profes que usted tiene mucho poder. Y si lo he entendido bien, quiere decir que manda mucho y me quiero aprovechar de esto. Me interesa mucho mi futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida, y además todos los días oigo cosas sobre él, a mis padres y a mis profes, que pueda estudiar, que pueda prepararme para trabajar, y que pueda tener un sitio para hacerlo como el de Puentesauco, de Aspanias, creo que es mi oportunidad. Tengo muchos sueños y muchas cosas que quiero hacer en mi vida, me encantaría viajar a Holanda y conocer a Bisbal… Ahora estoy estudiando, y quiero seguir haciéndolo porque me gustaría ser una buena cocinera, para poder trabajar en ello, que es otro de mis sueños, y por qué no con el maestro Arguiñano.

Tras escuchar a Daniel y Ana hablar con esa pasión sobre sus sueños, llegó el momento de escuchar dos piezas interpretadas con maestría por el quinteto Divertimento, y tras la música, un espectáculo de mimo realizado por chicos y chicas con discapacidad intelectual.

Al acabar el espectáculo Doña Sofía dio por clausurado el acto, y  llegaba la hora de que conociera de primera mano el trabajo que ASPANIAS realiza mediante una particular visita guiada. Para ello, los miembros de ASPANIAS habían trasformado la planta baja del Fórum, instalando tres espacios: un espacio de formación, otro espacio ocupacional y de prácticas laborales, y un último espacio dedicado al empleo.

Tranquila y muy atenta a las explicaciones de los miembros de ASPANIAS, la Reina dedicó un buen rato a conocer el trabajo de la asociación.

Tras la visita guiada, y como colofón, los chicos y chicas de ASPANIAS cantaron el himno especialmente compuesto para la ocasión por el cantautor burgalés Daniel Guantes, un himno cuyo título es toda una declaración de intenciones: No podrán pararnos.

Tras la canción, llegó el momento de la foto de recuerdo. Foto con la que se puso el punto y final a una emocionante mañana de celebración que seguro permanecerá por mucho tiempo en la memoria de los miembros de ASPANIAS.

Categoria: Local, Noticias, Reportajes, Solidaridad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR