Entrega de Premios Honoríficos a Burgaleses

Elena Calatrava | 19 diciembre, 2010

El alcalde Juan Carlos Aparicio ejerció en la tradicional entrega de los títulos honoríficos de la ciudad, con los que los burgaleses reconocen la labor y entrega al desarrollo de la cultura burgalesa, por parte de personas y entidades.
Se repasó gran parte de la cultura burgalesa -con los premios a la agrupación Gavilla y a los Tetines de la Ciudad, así como a algunos de los más tristes capítulos de su historia aún presente.
La recogida por parte de José Antonio Saenz de Tejada del reconocimiento a su hijo Carlos como ‘Hijo Predilecto de la Ciudad de Burgos’ a título póstumo fue uno de los momentos más emotivos de la gala, al recordar el edil, el fallecimiento del joven guardia civil burgalés en el atentado perpetrado por ETA en Palma de Mallorca el pasado verano.
El emocionado padre del fallecido agradeció a todos la concesión de este reconocimiento.
El Consistorio entregó la distinción honorífica como ‘Hijo Adoptivo de Burgos’ al profesor y catedrático Alberto C. Ibáñez, el cual recogió su viuda Celia Manuel.
La Medalla de Oro de la ciudad se entregó en esta ocasión, al centro educativo Jesús María, el cual comenzó su labor educativa en 1933. Colegio femenino en sus inicios y ya con niños desde 1960, poco a poco fue ampliando su labor con la organización de una academia nocturna donde a las clases de cultura general y corte y confección se sumarían después contabilidad, enfermería, o mecanografía entre otras.

En representación de la agrupación cultural Gavilla, creada en 1984, Victoria Rodríguez dio gracias a todos por el reconocimiento de la entidad como Buen Vecino de Burgos, a la vez que pidió dos cosas a los presentes: perdón por los errores cometidos, y ayuda para poder seguir luchando por la recuperación de la historia y la cultura de Burgos.
A los tres Tetines de la ciudad, se les reconoció su labor conjunta e individual en pro de la recuperación de la tradición burgalesa junto a los pequeños Danzantes de Burgos.

José María Yudego, hoy responsable de las labores municipales de protocolo, echó la vista atrás para recordar con una sonrisa. Tuvo también un recuerdo para su familia, por comprender que su amor por la figura del Tetín le alejaran de ella en fechas señaladas en que esa figura protagonizan los actos oficiales de la ciudad.

Igual recuerdo por exacto motivo tuvo también para su esposa, su compañero y amigo Ángel González a quien mostró su gratitud, «a la vez que siento gran felicidad por haber podido colaborar en el mantenimiento de la cultura burgalesa y gratitud a quienes nos han ayudado».

También José Luis Gutiérrez agradeció su reconocimiento como Buen Vecino, «además de sentirme orgulloso de formar parte de esta ciudad y de esta institución desde tan joven», afirmó emocionado.

Categoria: Noticias

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR